2 MESES DESPUES...

6 de Diciembre del 2008

Ya llevamos más de dos meses de viaje y parece que el tiempo se acelera...

Al principio eran como unas vacaciones en las que nos apetecía ver, desplazarnos... vamos, no parar.

Pero conforme pasa el tiempo, nos apetece establecernos un poco más de tiempo en los sitios donde nos sentimos bien. No queremos ir todo el día de arriba para abajo con las mochilas, cogiendo el autobús, deshaciendo y haciendo la mochila...

Tenemos mucho tiempo por delante y muchas cosas que hacer y ver, pero no queremos que esa ansia de ver cosas nos agobie. Si en un sitio nos sentimos bien y nos apetece quedarnos más días de lo previsto, pues mejor.

Es entonces cuando aparece esa “rutina” que a veces tanta falta nos hace para sentirnos cómodos y como “en casa”.

Cuando estamos más de dos o tres días en el mismo sitio, empezamos a establecer vínculos con la gente local y, realmente, es lo más enriquecedor del viaje.

El primer día solo es una conversación superficial para saber el nombre, de donde eres... pero cuando ya hablamos con ellos dos o tres veces, entonces es cuando empezamos a preguntarles cosas y ellos a nosotros.

Es cierto que son muy pesados y todo el rato están pidiendo que compres... pero nosotros intentamos ir un poco más allá y, con mucho humor, charlamos con ellos un poco e intentamos hacerles reír. Es entonces cuando les caes en gracia y ya te consideran amigo. La próxima vez que les vemos, ya no somos sus clientes, y solo quieren charlar y que les hagas compañía.

Charlando con ellos, entendemos perfectamente por que son tan pesados, y es que cuando el sueldo de una persona hindú es realmente bajo (unos 100 € al mes, 6.000 rupias) por la tienda que tienen en la calle principal pagan una “burrada”. Por cada mes han de pagar unos 800 € (40.000 rupias). Es realmente una locura y la presión que tienen encima es grande.

Si a esto le sumas que trabajan de lunes a domingo de 9 a 21 como mínimo y que no es normal tener novia ni ir con chicas hasta que no te casas, empiezas a preguntarte de donde sacan la energía para afrontar cada nuevo día con este panorama... Además, no paran de ver a turistas occidentales de vacaciones, acompañados de chicas guapas y, aparentemente, felices a ojos de ellos.

Por eso nosotros nos sentimos muy afortunados de poder hacer lo que hacemos, e intentamos hacerles pasar un rato agradable cada vez que les vemos. Ala comprar poquito... pero son muy agradecidos cuando dejan de verte como un símbolo de dollar $.

Cuando pasamos la barrera del mes, mes y medio sin ver a los nuestros, sin compartir tiempo con nuestros amigos y sin hacer lo que normalmente hacíamos, es muy fácil que nos agobiemos y que la morriña se apodere de nosotros.
La verdad es que no echamos de menos nuestro piso. Principalmente echamos de menos a la familia y a los amigos. El trabajo ya os imagináis que no mucho... pero sí el hecho de tener alguna obligación que hacer y sentirnos bien cuando la acabamos.
Y esto sobretodo cuando pasamos muchos días solos sin poder hablar con nadie y sin comunicarnos. Es entonces cuando más solos nos sentimos y cuando más morriña nos entra. Pero por suerte, vamos coincidiendo regularmente con mucha gente tanto extranjera como local que nos regalan casi cada día una sonrisa y un ratillo de conversación.

Nosotros viajamos dos, que estamos seguros que es muy diferente a viajar solo.
Evidentemente que hay ocasiones en las que nos damos de ostias!! pero lo cierto es que en todo el viaje no hemos tenido ninguna discusión potente, solo pequeños enfrentamientos por algunas tonterías, pero más motivados por momentos de morriña o “bajón” en la que te ensañas con la persona que más quieres y con la que más confianza tienes.

Pero a mí me compensa mucho el poder compartir con Laura todos estos momentos y nos complementamos muy bien.

Siempre que lo necesitamos, Laura adopta el papel de dura y yo de blandengue. Sobre todo cuando nos intentan engañar y no os podéis imaginar lo que se acojona un hindú ante una mujer que le “pone las pilas”. El hindú me mira a mí y yo hago el gesto de calzonazos y le digo que ella es la jefa.

Si yo hablo, el hindú puede discutir conmigo, pero a una mujer la respetan mucho, no la pueden tocar y no están acostumbrados a tratar con ellas, por lo que se quedan muy descolocados. Yo me lo paso pipa viéndolo.

Además le ponemos un poco de teatro y yo le digo a Laura que no sea tan dura, a lo que ella me grita a mí para que me calle... la expresión de la cara del hindú es bestial !!! Ya sabe lo que le espera si se queja...

El hecho de estar haciendo un blog, nos ayuda mucho a darle un poco más de sentido al viaje y es una motivación importante. Te apetece hacer buenas fotos, sacar algún vídeo chulo y, sobretodo, escribir para poder compartir con todos vosotros nuestras experiencias. Nos ocupa tiempo y nos apetece tener un rato libre para escribir.

Además de esto, también estamos trabajando en una tienda por internet para poder financiar un poco nuestro viaje. Si todo va bien estará terminada en unas semanas. Tenemos mucho trabajo en hacer las fotos, anotar todos los precios, tener paciencia con el hindú de la tienda que no para de cascar (llevamos ya 5 días en su tienda y aún no hemos acabado...) y subirlo todo al blog. Es difícil hasta inventarse un nombre chulo... Alguna sugerencia? Y con lo que nos gusta que todo esté bonito, seguro que para hacer la cabecera del blog tardamos 3 días...

Son ideas que van surgiendo durante el viaje y que nos apetece desarrollar. Aunque no salga bien, habrá valido la pena intentarlo por todo lo que estamos aprendiendo, la gente que estamos conociendo y la ilusión y ganas que le estamos poniendo.

Creemos realmente que puede ser interesante aprovechar nuestro viaje para ir dándole forma a esta idea que nos puede ayudar mucho a seguir viajando.

Hemos pasado la etapa que todo el mundo nos decía del mes, mes y medio y nos sigue apeteciendo mucho seguir con nuestro viaje. Cada vez le encontramos más sentido y parece que todo va sobre ruedas. Esperemos siga así durante todo el viaje.

Y estos son a grandes rasgos nuestros sentimientos.

Os pedimos por favor que si tenéis alguna duda, alguna curiosidad o cualquier cosa que os apetezca saber, no dudéis en dejar un comentario o escribirnos un e-mail.

También nos gustaría saber vuestra opinión acerca del blog, y todo lo que echáis a faltar o cosas que os sobren.
Recordar que nos encanta ver comentarios vuestros y nos animan mucho a seguir escribiendo y compartiendo con vosotros esta aventura.

Muchas gracias por vuestro tiempo.

E-mail: unpaseilloporelmundo@hotmail.com

1 comentario:

Rosa Mari dijo...

Emilio, en cuanto vea a tu madre le digo que me enseñe la ropa y seguro que compro alguna, pués nos gusta mucho ese tipo de ropa.
Saludos.

Rosa Mari